Je ne suis pas un homme facile (2018). Dir. Éléonore Pourriat.

BB3E5559-4DD4-45D9-AD80-A3CC9D3B52EE

Hoy en día vemos que es más normal que el feminismo esté surgiendo por todas partes. Cada vez más las mujeres estamos luchando por nuestra liberación y que por condescendiente tengamos la igualdad.

Nos hemos ido acostumbrando que nos quieran reprimir de todas formas.

Vamos por las calles y tenemos un montón de chiflidos o “piropos”, a lo que muchas mujeres no hacemos algo frente a eso, preferimos quedarnos calladas.

Se nos definen colores y siempre quieren que hagamos cosas que son “solo para mujeres”. Nos ven mal si queremos hacer algo “de hombres”.

En ‘No soy un hombre fácil’ (como la podemos encontrar en Netflix), vemos muchas de esas cosas, sobre todo con nuestro protagonista Damien, un mujeriego sin miedo a nada.

En un momento dado, Damien se encuentra en un universo paralelo en el cual las mujeres esta vez “dominan el mundo”. Ahora son las mujeres quienes hacen los “trabajos del hombre”, ellas lanzan piropos y los hombres usan ropa de mujer sin ser mal visto.

Incluso nos muestran cosas sobre como las coberturas de las camas son rosas, un color que se le denomina a la mujer. El hombre esta vez es el “sexo débil”.

Esta película me gustó mucho debido a todo el tema que aborda y nos deja pensando en cómo sería vivir en un universo como ese.

Nos da un final, que, si bien no es realmente explicado, nos deja con ganas de saber qué más pasa, sin embargo eso no crea un trago amargo, al contrario, te deja fascinadx.

’Nos soy un hombre fácil’ no es realmente una joya, pues tienes unos errores que, aunque pequeños, que no contaría pues sería algún spoiler.

Calificación:

⭐️⭐️⭐️⭐️| ⭐️⭐️⭐️⭐️⭐️

La vida de Calabacín (2016). Dir. Claude Barras

calabacin.jpg

Desde niños hemos sabido que la amistad es una de las cosas más bonitas que llegaremos a tener siempre.

‘La vida de Calabacín’ nos habla precisamente de eso. De cómo la amistad puede llegar a ser tan grande que se vuelve casi lo más importante que tienes.

Calabacín llega a un orfanato luego de la muerte de su madre y tiene que aprender a convivir con los demás niños, lo cual no es fácil. Ya ahí, aparte de sentir verdaderamente la amistad, se enamora por primera vez. Aborda temas sobre la familia e incluso sobre el sexo.

Esta película es hecha en el Stop-motion, con la cual cada segundo era grabado en tres horas.

Esta película te dejará un gran sabor de boca en la que querrás saber más de lo bonito que te hizo sentir.

‘La vida de un Calabacín’ es una completa joya. Un 5 de 5 o un 10 de 10.

La chica del amarillo y el café.