Adiós 2019; Hola, 2020…

Un nuevo año llega y el otro se va.

Este año ha sido tan bueno y a la vez tan aterrador para mí.

Pasé otro año más sin una de las personas más importantes de mi vida, la cual regresó a su estado No Físico. La extraño más que nunca pero he aprendido a vivir en su ausencia.

Salí en televisión Estatal por 7 viernes seguidos, los cuales fueron fascinantes; una experiencia que siempre recordaré.

Me enamoré y me rompieron el corazón en muy poco tiempo, pero a esa persona le debo todo porque aprendí aún más lo que era el amor propio al darme cuenta lo poco que él se quería y lo mucho que yo valgo.

Conseguí un trabajo maravilloso donde conocí personas maravillosas que siempre llevaré en mi corazón no importa por qué caminos nos lleve el 2020.

Aprendí lo que era el amor hacia las cosas que haces, y cuando llega un bloqueo que no te deja continuar con ellas, el sentido de perdida que se siente horrible.

Le tomé amor a las películas como nunca antes y también lo perdí como nunca antes.

Mi amor por los libros llegó con todo y también un bloqueo inmenso llegó a mi vida que duró por 4 meses y creo que apenas me estoy librando de él.

Avancé demasiado con mi blog y le tomé un super cariño, pero luego le perdí el rastro.

Comencé a meditar, algo que me abrió los ojos hacia muchas cosas; me trajo una paz y una nueva ”yo” que nunca llegué a imaginar que fuera posible conocer.

Compré más libros que nunca.

Me gradué de la Universidad, no con promedio excelente, pero sí. ¡me gradué!

Y lo más bonito de todo:

Aprendí que lo que es la Ley de la Atracción y como ella y el Universo me pueden dar todo lo que yo deseo, y a pesar de que sé que aún me falta muchísimo por aprender, ya puedo contar muchas historias que esos dos me han hecho vivir.

Este año ha sido muy diverso, uno donde he estado aprendiendo constantemente sobre demasiadas cosas.

El 2019 me hizo la persona más fuerte que podría haber conocido. Me hizo darme cuenta de lo maravillosa que soy, lo mucho que valgo y lo hermosa que soy por dentro y por fuera.

Y sí, aunque se escuche lo típico y muy tonto, sé que el 2020 será mi año.

Les deseo lo mejor en este nuevo año, uno donde se vuelvan la mejor versión de ustedes mismas y mismos.

Les quiero un montón y muchas gracias por todo lo que me han apoyado aquí en el blog.

¡A por el mejor año de nuestras vidas… hasta ahora!

LA CHICA DEL AMARILLO Y EL CAFÉ