La mancha de café.

Cuando el café se derramó supe que nada saldría bien, ni siquiera había causado un gran desastre, pero era uno de esos días en los que hasta el más insignificante suceso se convierte en un gran problema. Pero así somos, nos fijamos más en la hoja que se cayó, sin pensar que cumplió su ciclo de vida, para dar paso a otra y así hacer que el árbol crezca cada vez más.

Traté de limpiar esa mancha en mi blusa blanca. Nunca se fue, y es que también así es la vida, el pasado no se borra, pero podemos superar esa mancha, estará ahí, sin embargo te recordará que nunca más debes cometer ese mismo error.

Si la vida te da un pequeño detalle, guárdalo y siempre tenlo en mente, y has que siempre cubra esa mancha.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s