El resplandor que deja ciegos a los malos ratos.

Quiso reír como lloraba, con el corazón entre las manos. Y los devotos besos que tanto le dedicaban ahora se borraron.

Las lágrimas se pierden unas con las otras, hasta formar un mar.

Las amarguras llegan con anticipación, pero no se sienten; ya nada se siente.

La chica que solía sonreír a todo ahora quedó en el pasado.

En un baile quedó su censura, para quedar desnuda con la ropa puesta.

Los sueños están muertos, y piensa que ya nada puede volver a la normalidad.

Ha pasado tanto tiempo desde aquella vez, tristezas en cada sueño. Sin embargo una noche, vio un destello tan blanco y fuerte que sus ojos se dañaron. Y desde entonces, solo ve luz, una luz que llegó a su corazón para quedarse.

Aprendió que pasarán mil cosas malas, pero al final el corazón puede resplandecer hasta quedarte ciego a los malos ratos.

Relacionados:

EL AMOR SE ENAMORA Y LAS LÁGRIMAS CAEN.

¿POR QUÉ NO AVENTARNOS SI TENEMOS ALAS?

LOS TÍMIDOS GIRASOLES .

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s