Entonces no hubo recuerdo de ti…

El café me despertó, justo como no tú no pudiste.

Llegó el arcoíris luego de la tormenta y disfruté de aquellos colores tan vividos que iluminaron mi sonrisa más amplia.

En los libros aprendí que las cosas nunca suceden como pensábamos. El autor de nuestras vidas siempre nos sorprende día a día con algo nuevo, casi siempre dolorosamente, pero así nos damos cuenta que seguimos vivos.

Los poemas que te escribí se borraron con mis lágrimas y entonces no hubo recuerdo de ti.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s